El inglés como idioma fundamental para los niños

En la actualidad nos encontramos en un mundo que se encuentra cada vez más globalizado y conectado, por lo tanto el inglés ha figurado como una de las principales herramientas de comunicación que todas las personas deberían conocer, esto nos conecta no solo a nivel individual sino también como nación. Por esto y muchas otras razones más se ha incrementado el número de padres preocupados en que sus hijos aprendan inglés a una temprana edad. Esto ha provocado que la cantidad de escuelas franquicias de inglés especiales para niños aumente cada año alrededor de todo el mundo, este crecimiento no sólo aplica en las escuelas presenciales, pues todos los días existen nuevas escuelas virtuales centradas en este idioma, con un excelente contenido y diseño web muy interactivo para los pequeños.

Lograr aprender un segundo idioma durante la primera etapa de la infancia, no solo les permite comenzar a familiarizarse con el mismo desde que están pequeños, sino que además puede generar numerosos beneficios que van a repercutir de una forma positiva en la vida del niño. Entre los más destacables se encuentran: mejor capacidad de comunicación, mayor desarrollo cognitivo, mejoría en las habilidades para solucionar problemas, la mente es más creativa y flexible, mejor concentración y atención a las clases, rapidez mental y más.

Existen numerosos estudios y teorías que confirman la importancia de aprender inglés a una etapa temprana, por ejemplo en la investigación realizada por Wilder Penfield titulada “Método de la madre”, se menciona el rápido aprendizaje de segundos idiomas en los niños. En este artículo se afirma que al estimular el sentido auditivo con palabras en idiomas diferentes, se generan cambios en la corteza cerebral del pequeño, que facilitan la ágil memorización de este idioma y lo que es más importante: su uso de forma natural como si se trata del idioma materno.

En este y otros artículos investigativos se deja en claro que un niño de 5 años es capaz de aprender un segundo idioma con facilidad, adquiriendolo de una manera más natural, esto incluso si el niño luego no practica el inglés por un largo tiempo y decide retomarlo durante la edad adulta. Además se ha probado que los niños podrán aprender el segundo idioma sin acento agregado, todo ello gracias a que su cerebro ha guardado todos los conocimientos adquiridos en edad temprana.   

Esto sucede porque los niños poseen mentes más abiertas y flexibles, por lo tanto al exponerse a un nuevo idioma tienen la capacidad de desarrollar algo más que su gran agilidad lingüística, además de que pueden tomarlo sin ansiedad, pues no se sienten presionados para hablar inglés si no es fundamental en la comunicación diaria. En conclusión, ellos se dedican a comprender primero el idioma, para luego emplear este nuevo aprendizaje dentro de su comunicación cotidiana.

Aprender inglés desde pequeños es una gran llave que abrirá muchas puertas en la vida laboral de tu hijo en el futuro, por lo tanto es una excelente inversión que debe ser aprovechada al máximo.